Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Alcachofas al horno

La primera vez que comí alcachofas, empecé por el extremo incorrecto. Tenía 17 años y estaba en casa de unos amigos. Después de cocinarlas, nos sentamos a cenar con un gran bol de salsa y las alcachofas. Me preguntaron si había comido antes alcachofas y dije que sí.

Mentí, mirando cada movimiento para ver lo que hacían ellos a continuación. No tenía absolutamente ninguna idea de qué hacer con esa cosa espinosa de aspecto monstruoso frente a mí.

Alcachofas al horno

Sumergieron la hoja en el recipiente de salsa y la rasparon con los dientes, entonces colocaron la hoja en el plato y continuaron repitiendo el mismo proceso.

Decidí darle una oportunidad. Pele una de las hojas y sumergí el extremo espinoso en la salsa caliente y procedí a imeterlo en la boca. Me pinche la lengua según lo introduje en la boca.

No pude ver que era lo interesante de este plato. Al final me di cuenta de que lo que esta raspando al revés, y descubrí que en el otro lado había una carne gruesa y cremosa que se derrite en la boca. Absolutamente delicioso.

Si a ti te ha pasado lo mismo, dale otra oportunidad a las alcachofas y prueba esta receta.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 45 minutos

Listo en: 1 hora 5 minutos

Necesitas estos ingredientes:

Preparación

Precalienta el horno a 190º C sin ventilador, con calor por arriba y por abajo.

Para preparar las alcachofas, corta los tallos y elimina las hojas exteriores. Corta las puntas de las hojas visibles con unas tijeras de cocina. Parte las alcachofas por el medio longitudinalmente, y luego retira los pelos blancos fibrosos y las hojas púrpuras que están en el interior con un cuchillo pequeño.

Parte un trozo grande de papel de aluminio y pártelo en 8 cuadraditos lo suficientemente grandes como para envolver cada mitad de alcachofa. Coloca cada mitad boca arriba en el centro del papel de aluminio.

En un bol, mezcla el aceite de oliva, la mantequilla y el jugo de limón. Vierte esta mezcla por encima de las alcachofas, poniendo especial atención para que la mezcla se cuele entre las hojas.

Cierra el papel firmemente alrededor de la alcachofa de modo que sea un paquete. Coloca cada paquete encima de una bandeja de horno e introdúcelos en el horno durante 40 minutos, o hasta que los tallos estén tiernos. Esto se puede comprobar pinchándolos con un tenedor.

Mientras se asan las alcachofas, mezcla la mayonesa, el ajo, la pimienta negra y el queso rallado hasta formar una salsa. Resérvala.

Saca las alcachofas del horno y abre con cuidado los paquetes. Saldrá vapor, así que ten cuidado con no quemarte. Utiliza unas pinzas para poner las alcachofas boca arriba.

Vierte una cucharada en el centro de cada alcachofa y vuelve a meter los paquetes abiertos en el horno. Selecciona el grill y deja que se gratine durante 4-5 minutos.

Saca las alcachofas y sírvelas. Para comerlas, retira las hojas exteriores, sumerge la alcachofa en la salsa de mayonesa y raspa la carne blanda de las alcachofas con los dientes.