Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Guisadas

La temporada de la alcachofa es a principios de la primavera, seguido de una segunda temporada, en el otoño-invierno, por eso es preferible elegir esa época para hacerlas.

A la hora de comprar alcachofas, elige las que son grandes, con hojas firmemente cerradas, de color verde oliva y vástagos húmedos y saludables.

Guisadas

Si tiene algunas rayas moradas en las hojas es algo normal, pero los globos flácidos o de color pardo no debes comprarlos.

Algunos amantes de las alcachofas piensan que las de otoño-invierno son mejores a las de primavera por su sabor ligeramente a nuez.

En esta receta evita comprar alcachofas en conserva marinadas, ya que añaden aceite y saborizantes no deseados. Si las vas a cocinar el mismo día que las compras, déjalas a temperatura ambiente.

Utiliza cuchillos y utensilios de cocina de acero inoxidable para preparar las alcachofas, ya que el acero al carbono, el aluminio y el hierro fundido decoloran el vegetal al momento de cortarlo. La alcachofa se oscurecerá un poco, pero afortunadamente, esta decoloración no afecta su sabor.

Ingredientes necesarios

Elaboración

Corta las alcachofas. Para ello deberas retirar todas las hojas exteriores, hasta que se parezca a un capullo de flor. Corta también el tallo, pero no del todo para que las hojas no se suelten.

Corta un dedo de la superficie, así dejarás expuesto el interior. Retira la parte morada y la pelusilla que tiene dentro. Frótalas con jugo de limón por todas las partes y ponla en agua fría mientras vas haciendo esto mismo con el resto de alcachofas.

Cuece las alcachofas en abundante agua con sal durante 20 minutos, o hasta que estén tiernas, y escúrrelas bien.

Calienta un chorrito de aceite en una cazuela y sofríe la cebolla y las zanahorias picadas hasta que estén doradas. Añade la salsa de tomate, las alcachofas y el vino blanco. Deja que cuece todo junto durante 15 minutos.

Prueba la salsa y ponla a punto de sal antes de servirlo caliente.

Notas

Este plato también se puede preparar al horno, como muestra esta receta.

Las alcachofas se pueden guardar en una bolsa de plástico perforada, rociadas con unas gotas de agua, en la parte más fría de la nevera; y así duran hasta 1 semana.