Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Alcachofas rellenas de carne

Las alcachofas, al igual que otros muchos vegetales, admiten varios tipos de rellenos. El más popular sigue siendo el de carne picada, pues es muy sabroso y enmascara posibles sabores menos apreciados.

La salsa en la que se bañan las alcachofas es muy sencilla, y se puede implementar en estas 12 recetas de osobuco. A continuación te damos todas las claves para hacerlo.

Alcachofas rellenas de carne

Ingredientes

Indicaciones

Cortamos las alcachofas como te explicamos en esta receta, dejando los fondos de las alcachofas. Cocemos las alcachofas en una cazuela con agua, sal y el zumo de un limón durante 20-25 minutos, hasta que estén tiernas.

Mientras están cociéndose, preparamos el relleno de la siguiente manera. En una sartén con un chorrito de aceite de oliva, ponemos a freír una cebolla picada finamente. Cuando esté tierna y empieza a dorarse, incorporamos un diente de ajo picado, y lo dejamos que se sofría 1 minuto más.

Agregamos la carne picada y la aplastamos con un tenedor para que se desmenuce y se haga bien, junto con la cebolla y el ajo. Después de 15-20 minutos, la carne estará completamente hecha, y será cuando la retiremos del fuego e incorporemos 200 ml de salsa de tomate, mezclándolo todo bien.

También añadimos el foie-gras, lo ponemos a punto de sal y volvemos a mezclarlo, dejando que enfríe. Una vez que las alcachofas estén cocidas, se escurren bien y se dejan enfriar antes de rellenarlas con la mezcla anterior.

Pasamos las alcachofas por harina y huevo batido, en ese orden, para rebozarlas. En una sartén con abundante aceite de oliva caliente, se fríen las alcachofas con cuidado de que no se salga el relleno.

Cuando estén doradas por los dos lados, las sacamos a un papel absorbente para que no queden muy grasientas, y se reservan en una cazuela de barro (con el relleno hacia arriba).

Para hacer la salsa, picamos las dos cebollas restantes y las sofreímos en un poco de aceite de oliva. Cuando estén pochadas, incorporamos los dientes de ajo restantes y los dejamos que se sofrían durante un par de minutos más.

Añadimos una cucharada de harina y lo mezclamos bien, dejando que se fría la harina durante 1 minuto. Vertemos el resto de la salsa de tomate y el caldo, removiéndolo bien con una cuchara de madera.

Cuando de un hervor y espese, se añade la salsa encima de las alcachofas para cocerlo todo junto a fuego lento durante unos minutos, hasta que la salsa esté a la textura que nos guste. Probamos la salsa y rectificamos de condimentos si es necesario.

Servimos las alcachofas en caliente.