Especial Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Alcachofas con jamón

Las alcachofas fritas con jamón serrano es una de esas combinaciones que funcionan tan bien, que se pueden poner como aperitivo o como segundo plato en cualquier comida.

Me imagino que si no has comido alcachofas desde pequeño, y es tu primera vez, te podría parecer un poco intimidante prepararlas.
Es cierto que requiere una preparación, hay que cortarlas adecuadamente y cocerlas bien, pero si sigues todos los pasos, el resultado será un éxito.

Alcachofas con jamón

Esta sencilla receta sólo requiere de 6 alcachofas y algunos dados de jamón serrano. Un limón evitará que la alcachofa se empiece a ennegrecer, y por supuesto, un buen chorro de aceite de oliva para freírlo.

Se necesita:

  • 6 alcachofas frescas
  • 200 gramos de Jamón Serrano, cortado en dados
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • Una hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Perejil picado, al gusto
  • Pimienta negra, al gusto

Elaboración:

  1. Corta el tallo de las alcachofas y elimina todas las hojas exteriores que son más firmes y están más duras. Los tallos tienden a ser más amargos que el resto de la alcachofa, pero a algunas personas les gusta comerlo, si es tu caso, consérvalo. Sólo corta el final del tallo y pela la capa dura con un pelador de verduras.
  2. Corta el cuarto superior de la alcachofa para exponer el corazón, y a continuación, pártela a la mitad longitudinalmente.
  3. Lava las alcachofas en agua fría. Corta el limón por la mitad y rocía un chorrito sobre las alcachofas para evitar que se ponga negro.
  4. Mientras tanto, en una olla grande, vierte un par de dedos de agua, un diente de ajo, una rodaja de limón y una hoja de laurel, esto aportará un sabor maravilloso a las alcachofas al cocerse.
  5. Coloca una cesta de vapor dentro de la olla y pon dentro las alcachofas, tapa la olla y lleva el agua a ebullición, después reduce el calor a fuego lento. Deja que se cocinen al vapor durante 25 - 45 minutos o hasta que las hojas exteriores estén blandas.
  6. Si no tienes cestillo del vapor, puedes cocer las alcachofas en agua caliente durante 20 minutos, o en una olla a presión durante 15 minutos (dependiendo del tamaño de las alcachofas).
  7. Saca las alcachofas y colócalas encima de un papel de cocina, presionándolas suavemente para que expulsen cualquier exceso de agua.
  8. Calienta un buen chorro de aceite de oliva en una sartén, y añade el jamón y alcachofas. Deja que se fríen suavemente durante unos 10 minutos, hasta que estén doradas.
  9. Sirve las alcachofas con el jamón y añádelas perejil picado, pimienta negra al gusto y un chorrito de aceite de oliva.

Más recetas de

Las alcachofas tienen la fama de ser una verdura muy amarga, difícil de preparar y de cocinar, y se tiene la idea de que se desperdicia mucho producto, pero nada de lo anterior es cierto.

Solo requiere un poco de preparación, ya que hay que desechar las hojas exteriores muy duras, para poder llegar hasta lo más rico, el corazón de la alcachofa, pero todas las demás hojas las podemos utilizar para hacer caldos diuréticos estupendos, así que no se tira nada.

Las alcachofas se pueden tomar de muchas formas, como por ejemplo en una menestra, con las ideas que nos da la web menestradeverduras.net o incluso acompañadas de pescados, como el bacalao, encuentra tu receta en una web con recetas de bacalao con tomate como esta.

Las verduras son ingredientes indispensables en nuestra dieta diaria. Por ello recomendamos tener siempre a mano varias recetas de platos que nos gusten y las incluyan como base. Otro ejemplo es la escalivada, un plato muy mediterráneo y que ayuda a mejorar la calidad de nuestra alimentación.