Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Recetas con Alcachofas

Las alcachofas tienen la fama de ser una verdura muy amarga, difícil de preparar y de cocinar, y se tiene la idea de que se desperdicia mucho producto, pero nada de lo anterior es cierto.

Solo requiere un poco de preparación, ya que hay que desechar las hojas exteriores muy duras, para poder llegar hasta lo más rico, el corazón de la alcachofa, pero todas las demás hojas las podemos utilizar para hacer caldos diuréticos estupendos, así que no se tira nada.

Las alcachofas se pueden tomar de muchas formas, como por ejemplo en una menestra, con las ideas que nos da la web menestradeverduras.net o incluso acompañadas de pescados, como el bacalao, encuentra tu receta en una web con recetas de bacalao con tomate como esta.

Alcachofas con jamón

Las alcachofas fritas con jamón serrano es una de esas combinaciones que funcionan tan bien, que se pueden poner como aperitivo o como segundo plato en cualquier comida.

Me imagino que si no has comido alcachofas desde pequeño, y es tu primera vez, te podría parecer un poco intimidante prepararlas. Es cierto que requiere una preparación, hay que cortarlas adecuadamente y cocerlas bien, pero si sigues todos los pasos, el resultado será un éxito.

Alcachofas con jamón

Esta sencilla receta sólo requiere de 6 alcachofas y algunos dados de jamón serrano. Un limón evitará que la alcachofa se empiece a ennegrecer, y por supuesto, un buen chorro de aceite de oliva para freírlo.

Se necesita:

  • 6 alcachofas frescas
  • 200 gramos de Jamón Serrano, cortado en dados
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • Una hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Perejil picado, al gusto
  • Pimienta negra, al gusto

Elaboración:

  1. Corta el tallo de las alcachofas y elimina todas las hojas exteriores que son más firmes y están más duras. Los tallos tienden a ser más amargos que el resto de la alcachofa, pero a algunas personas les gusta comerlo, si es tu caso, consérvalo. Sólo corta el final del tallo y pela la capa dura con un pelador de verduras.
  2. Corta el cuarto superior de la alcachofa para exponer el corazón, y a continuación, pártela a la mitad longitudinalmente.
  3. Lava las alcachofas en agua fría. Corta el limón por la mitad y rocía un chorrito sobre las alcachofas para evitar que se ponga negro.
  4. Mientras tanto, en una olla grande, vierte un par de dedos de agua, un diente de ajo, una rodaja de limón y una hoja de laurel, esto aportará un sabor maravilloso a las alcachofas al cocerse.
  5. Coloca una cesta de vapor dentro de la olla y pon dentro las alcachofas, tapa la olla y lleva el agua a ebullición, después reduce el calor a fuego lento. Deja que se cocinen al vapor durante 25 - 45 minutos o hasta que las hojas exteriores estén blandas.
  6. Si no tienes cestillo del vapor, puedes cocer las alcachofas en agua caliente durante 20 minutos, o en una olla a presión durante 15 minutos (dependiendo del tamaño de las alcachofas).
  7. Saca las alcachofas y colócalas encima de un papel de cocina, presionándolas suavemente para que expulsen cualquier exceso de agua.
  8. Calienta un buen chorro de aceite de oliva en una sartén, y añade el jamón y alcachofas. Deja que se fríen suavemente durante unos 10 minutos, hasta que estén doradas.
  9. Sirve las alcachofas con el jamón y añádelas perejil picado, pimienta negra al gusto y un chorrito de aceite de oliva.

Guisadas

La temporada de la alcachofa es a principios de la primavera, seguido de una segunda temporada, en el otoño-invierno, por eso es preferible elegir esa época para hacerlas.

A la hora de comprar alcachofas, elige las que son grandes, con hojas firmemente cerradas, de color verde oliva y vástagos húmedos y saludables.

Leer más

Alcachofas con bechamel

Pocos vegetales tienen más prejuicios que la alcachofa. Sin embargo, para muchos cocineros, este desgarbado capullo, cosechado de una planta de la familia del cardo, es un tesoro culinario con un sabor suave a nuez.

Los corazones de alcachofa tienen mucho renombre y aparecen en los menús de los mejores restaurantes del país, pero en casa es un plato que no gusta, principalmente por los prejuicios que se tienen contra ella.

Leer más

Al ajillo

Las alcachofas no necesitan muchos ingredientes para estar deliciosas, por eso, con un poco de ajo y limón, es suficiente. Además de ser muy sencillo, no se tarda mucho en hacerlo, por lo que puede ser una buena cena rápida.

Y para el postre, nada como un trozo de brownie de chocolate para endulzar la velada.

Leer más

Alcachofas rellenas de carne

Las alcachofas, al igual que otros muchos vegetales, admiten varios tipos de rellenos. El más popular sigue siendo el de carne picada, pues es muy sabroso y enmascara posibles sabores menos apreciados.

La salsa en la que se bañan las alcachofas es muy sencilla, y se puede implementar en estas 12 recetas de osobuco. A continuación te damos todas las claves para hacerlo.

Leer más

Alcachofas fritas con miel

Cada vez que veo en el supermercado una bandeja de alcachofas quiero comprarlas todas. Sobre todo cuando empieza la época de estos vegetales, sobre octubre-noviembre.

Hay que aprovechar porque la temporada de la alcachofa no dura mucho, y enseguida nos quedamos sin ella, o las que hay son muy caras y amargas.

Es sin duda, mi verdura favorita. No siempre fue así, pues antes solo la había probado cocida y no me había gustado demasiado, hasta que probé esta receta. Unas deliciosas alcachofas fritas con miel.

Leer más

En salsa

Aunque las alcachofas no son las verduras más populares del mundo, son una buena fuente de magnesio, potasio y fibra y no llevan mucho trabajo en su preparación.

La forma más sencilla de preparar unas alcachofas es al vapor, aunque también se puede cocer para que queden más tiernas.

Y lo más sencillo es servirlas con una buena salsa para mojar con cada hoja. Si no te gusta la salsa que ponemos en la receta, te recomendamos que pruebes una salsa de mantequilla al tomillo, mezclando 100 gr de mantequilla derretida, 1 cucharadita de tomillo seco y 1 cucharada zumo de limón. Todo va sazonado con sal y pimienta negra.

Leer más

Alcachofas con gambas

Desde que empiezas a tomarte la cocina en serio, comienzas a volver a algunas antiguas recetas que veías hacer a tu abuela o madre. Uno de los aperitivos favoritos de mi madre son las alcachofas con gambas marinadas. Es increíblemente fácil de hacer, y lo puedes hacer el día antes.

Y es cierto, a la gente le encanta. No queda ni una. Los corazones de alcachofa y las gambas se marinan durante toda la noche en una simple vinagreta de estragón y mostaza. Si no tengo vinagre de estragón a mano, a veces acabo utilizando vinagre normal y añadiendo unas hojas de estragón fresco.

Leer más

Revuelto de alcachofas y brócoli

Estamos de acuerdo en que el brócoli y las alcachofas no son las verduras más populares del mundo, pero eso es porque no se cocinan adecuadamente. Si haces un revuelto con una bechamel original, lo cubres con queso y lo gratinas, el resultado es muy diferente.

Cuando el clima empieza a enfriarse, no hay nada mejor que una fuente burbujeante de verduras con bechamel y queso. En la web Todo Brocoli tienes más ideas.

Leer más

Alcachofas rellenas

La receta de hoy es una salida elegante a cualquier comida. Las alcachofas rellenas, al igual que las berenjenas rellenas, son siempre una buena opción, tanto de entrante como de plato principal. Lo ideal es comprar la alcachofa entera y cortarla hasta tener sus preciados corazones, pero también se pueden comprar los corazones solos congelados o en conserva.

El método de cocción es el mismo ya sea fresca o congelada (sin necesidad de descongelar los corazones). y la salsa para rellenarlos es una maravilla. Champiñones con nata, hierbas aromáticas y un toque de coñac que le da mucho sabor a esta verdura.

Leer más

Alcachofas con tomate

No es lo mismo que te presenten un plato de alcachofas aburrido y sin sabor, que un buen plato de alcachofas con mantequilla derretida, mayonesa casera o de vez en cuando rellenas con pan rallado, ajo y queso parmesano.

Se pueden hacer auténticas maravillas con las alcachofas, y una de ellas es la receta de hoy, con una salsa de tomate mediterránea que quita el sentido.

Leer más

Paella con alcachofas

La paella es un plato fabuloso de nuestra gastronomía, que viste mucho la mesa y queda muy bonito. Lo mejor de todo es que la paella no tiene por que ser un plato caro. Las paellas mixtas con mariscos, pollo y chorizo ​​realmente se hicieron para los turistas, pero hay paellas muy completas que no salen nada caras.

El ingrediente que tiene que ser de calidad, es el arroz. La paella utiliza un arroz en particular que absorbe una tremenda cantidad de líquido, y que no funcionará de igual manera si se sustituye por arroz vaporizado. El arroz bomba español es un poco caro, pero vale la pena utilizarlo.

Leer más

Alcachofas con almejas

Las alcachofas son un vegetal muy popular en nuestro país, especialmente si están frescas. El plato más popular es salteadas con jamón, pero también se suele hacer acompañadas con almejas. A veces se sirven frías, combinadas con anchoas y pimientos del piquillo o con salmón y alcaparras o atún, con un buen aceite de oliva.

Cualquier acompañamiento tiene éxito con esta verdura tan versátil. En esta ocasión queremos enseñaros una receta muy sencilla de alcachofas, tan fácil que todo el mundo la puede hacer.

Leer más

Alcachofas al horno

La primera vez que comí alcachofas, empecé por el extremo incorrecto. Tenía 17 años y estaba en casa de unos amigos. Después de cocinarlas, nos sentamos a cenar con un gran bol de salsa y las alcachofas. Me preguntaron si había comido antes alcachofas y dije que sí.

Mentí, mirando cada movimiento para ver lo que hacían ellos a continuación. No tenía absolutamente ninguna idea de qué hacer con esa cosa espinosa de aspecto monstruoso frente a mí.

Leer más