Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Alcachofas a la plancha

Alcachofas a la plancha

Mucha gente suele recurrir a los corazones de alcachofas en conserva por una razón: limpiar alcachofas frescas es una tarea que requiere técnica y tiempo.

Aunque una alcachofa parezca una hortaliza grande, tan solo se aprovecha el corazón, la única parte comestible, y tras retirar una gran cantidad de hojas, no hay mucho con lo que contar.

Por eso son necesarias varias unidades para hacer una comida completa. Pero, como verdura, la alcachofa es muy sabrosa y saciante, y solo se necesitan un par de corazones por persona cuando se sirve como guarnición para carne o pescado.

Además, su sabor difiere bastante del producto fresco a la conserva, por eso te animo a que lo pruebes en temporada.

Si no sabes cómo preparar alcachofas frescas, una buena idea es empezar haciéndolas a la plancha. No te preocupes, te enseño cómo limpiarlas y cocerlas paso a paso, para que las puedas hacer aunque nunca hayas cocinado alcachofas.

Ingredientes para 4 personas

  • 8 alcachofas grandes
  • El zumo de 1 limón
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo, finamente picados
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado
  • 2 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 1 cebolleta, picada
  • Sal y pimienta negra picada, al gusto

Preparación

Antes de empezar, prepara un recipiente grande con agua fría y añade el zumo de limón. Ten el recipiente a mano mientras limpias las alcachofas.

Para limpiar las alcachofas, retira las hojas verdes exteriores más duras, hasta que empiecen a aparecer las hojas blandas de color amarillo o verde pálido por la base.

Con un cuchillo afilado, corta el tallo a unos 3 cm de la base de la alcachofa, y 2-3 cm de la punta. La alcachofa tendrá la forma de una flor y empezará a vislumbrarse el corazón.

Con un pelador, pela el tallo y retira todas las hojas pequeñas de la base.

Corta la alcachofa en cuartos a lo largo. Con una cucharita o la punta de un cuchillo pequeño, retira las hojas moradas, las hojas que parecen demasiado duras y los pelillos finos que están en el corazón de la alcachofa.

Es el momento de sumergirla en el agua con limón, mientras continuas limpiando las demás alcachofas.

Cuando ya tengas todas las alcachofas limpias, corta cada cuarto por la mitad a lo largo, y añádelas a una olla con el jugo de limón y cubiertas con agua. Sazónalas y ponlas a fuego fuerte hasta que lleguen a ebullición.

Reduce la temperatura para que se cocinen a fuego lento hasta que estén tiernas, de 8 a 10 minutos, dependiendo del tamaño de cada trozo. Escúrrelas bien para eliminar toda la humedad.

Haz un majado machacando los dientes de ajo, el perejil, la cebolleta, la albahaca, el aceite, sal y pimienta; y añádelo a las alcachofas repartido uniformemente.

Calienta la plancha a la máxima temperatura y añade las alcachofas, dándoles la vuelta de vez en cuando, para que se doren a la plancha por todos los lados. Añade más sal y pimienta si es necesario.

NOTAS

Puedes utilizar espárragos o brócoli en lugar de alcachofas, ya que los sabores de esta receta funcionan bien con muchas otras verduras.