Recetas con Alcachofas

Recetas fáciles y muy sabrosas

Alcachofas con gambas

Desde que empiezas a tomarte la cocina en serio, comienzas a volver a algunas antiguas recetas que veías hacer a tu abuela o madre. Uno de los aperitivos favoritos de mi madre son las alcachofas con gambas marinadas. Es increíblemente fácil de hacer, y lo puedes hacer el día antes.

Y es cierto, a la gente le encanta. No queda ni una. Los corazones de alcachofa y las gambas se marinan durante toda la noche en una simple vinagreta de estragón y mostaza. Si no tengo vinagre de estragón a mano, a veces acabo utilizando vinagre normal y añadiendo unas hojas de estragón fresco.

Alcachofas con gambas

Al día siguiente, las gambas y las alcachofas se empapan de esa marinada picante, convirtiéndose en una degustación muy ligera y un aperitivo muy refrescante.

INGREDIENTES

PROCEDIMIENTO

Pelamos las gambas una a una (podemos reservar las cáscaras para hacer un caldo), y las hacemos a la plancha durante un par de minutos. También puedes hacerlas con un poco de aceite en la sartén, o incluso cocidas.

Escurrimos bien las alcachofas para eliminar todo el líquido y las mezclamos con las gambas en un recipiente grande.

Por otro lado, mezclamos la mostaza Dijon, el vinagre, el azúcar, sal y pimienta negra en un recipiente. Lentamente, vamos vertiendo el aceite, sin parar de batir, hasta que se forme una marinada espesa y cremosa.

Vertemos este aderezo sobre la mezcla de gambas y alcachofas, y lo mezclamos bien. Cubrimos el recipiente con papel de film y lo tenemos durante toda la noche en frío en la nevera.

Antes de servirlo, lo sacamos a temperatura ambiente y espolvoreamos el perejil. Probamos y ajustamos de sal o condimento si es necesario.

NOTAS

Es importante que las gambas y las alcachofas estén en la marinada durante por lo menos 8 horas, para que se mezclen todos los sabores y se potencien con el tiempo.

Para hacer esta receta más rápida, puedes comprar las gambas ya peladas congeladas, y después descongelarlas completamente bañándolas en agua fría (no caliente) hasta que tengan su color natural.